“Camino” (de lágrimas)

“Camino” cuenta la historia de una preadolescente (“una enfermedad que tengo yo pero padece mi madre”, como explica Begoña a Camino, en la película) a la que le descubren un tumor maligno. El primer amor (platónico) y la fantasía propia de su edad le ayudan a llevar con alegría y esperanza su enfermedad, hasta el mismo día de su muerte.

La película se desarrolla en el contexto del Opus Dei. La madre de Camino (Carmen Elías) considera el cáncer una prueba del amor de Jesús. Su familia ha sido elegida para llevar la Cruz de Cristo y su hija podría llegar a ser Santa.

Nuria, la hermana de Camino, es Numeraria y le envidia por la fe con la que es capaz de afrontar la enfermedad. “¿Quieres que rece para que tú también te mueras?”, le propone Camino a su hermana. Esta impactante frase ha protagonizado la campaña de lanzamiento de la película.  

Nerea Camacho y Manuela Vellés son las actrices que representan a Camino y Nuria respectivamente. Es increible el tremendo parecido que tienen.

El padre (Mariano Venancio) es un ser completamente anulado por la creencia en la Obra de su mujer y su hija mayor. Sin embargo juega un papel fundamental en la felicidad de Camino.

Javier Fesser ha sido muy valiente al afrontar este tema. Dice ser objetivo aunque la crítica al Opus está implícita para los que no conocemos de cerca esta Institución. Me gustaría saber cómo ven los seguidores de la Obra esta película.

Aunque es muy triste  (conviene ir a verla en días optimistas y con un paquete de kleenex), no se la pueden perder. Los dobles sentidos, de los que no les puedo hablar para no desvelar los puntos fuertes  la película, convierten este largometraje en una verdadera obra de arte.

4 respuestas a “Camino” (de lágrimas)

  1. Bruno dice:

    “Camino”, una historia muy dificil de tratar sin caer en excesos y sensiblerías, logra emocionar sin que el espectador pierda la distancia respecto de lo narrado.
    La niña, la actriz protagonista, es efectivamente un hallazgo, aunque alguien le haya dicho que se esfuerce en abrir todavía más sus preciosísimos ojos, pero me gustaría resaltar sobre todo la inmensa calidad de los secundarios. Muchos de estos actores españoles envejecen sin haber hecho grandes papeles protagonistas. Por ejemplo, Carmen Elías, inmensa y absolutamente creible en su papel de madre dominadora y ultrareligiosa. También, como no, esos dos sacerdortes de maneras tan distintas en la búsqueda de un mismo fin.
    Y llegados a este punto, cómo no destacar la labor del guionista. El guión de “Camino” no tiene desperdicio.
    Me gusta mucho menos lo “onírico”. Dentro de ello, el Custodio doliente que bate esas inmensas alas me hizo pensar, en los ángeles que pueblan la novela de Gustavo Martín Garzo, “El lenguaje de las fuentes”.

  2. Alexia dice:

    Sobre la película Camino, basada en la vida de Alexia, cito los comunicados de la famila de Alexia González Barros, cuyos 4 hermanos aún viven. Me parece que son elocuentes:

    * Fesser en “Camino” se sirve de Alexia González Barros: primer comunicado
    * “Camino” de Javier Fesser carece de la autorización de la familia de Alexia González Barros: segundo comunicado
    * Grave e injusto error demencial: carta abierta de uno de los hermanos de Alexia a Javier Fesser
    * Camino de Fesser y Alexia: película y realidad, por Ninfa Watt ex alumna del colegio en el que estudiaron las hermanas González-Barros y amiga de la familia
    * “Le ruego que deje de maltratarnos”: carta abierta de José Damián, hermano de Alexia González-Barros, a Javier Fesser, director de la película “Camino” (19.oct.08)

    Más información en la web oficial de Alexia González Barros http://www.alexiagb.org

    Estos textos se pueden leer también en: http://www.opusdeialdia.org/

  3. Kike Martinez-Bermejo dice:

    No quiero hacer muchos más comentarios en este post que los que ha hecho Alexia, pero he decir, que Javier Fresser se ha equivocado a la hora de hacer una películo. No sé qué pasaba por su ánimo al hacer esta película, porque la mayoria de las cosas que pasan en ella no son ciertas. Aunque el “director” haya dicho lo que haya dicho, y filmado lo que ha filmado, la película sirve como una crítica, y muy mala, del Opus Dei. Se critica a los sacerdotes, a los laicos, a sus familias, a las formas de hacer las cosas, y estamos hartos de la subjetividad que utilizan determinados medios, directores de cine o personas de la calle, al hablar de una institución como el Opues Dei. Conozco personalmente a alguno de los hermanos de Alexia, y a sus padres, y de verdad que la sarta de mentiras que rueda Javier Fresser, se nota que las filma alguien, que no se ha preocupado de documentarse un poquito en lo relativo a Alexa, o en lo relativo al Opues Dei. Se que quizás levante ampollas con este post, nada más lejos de mi intención, pero en esta película se cometen muchos atropellos sobre la memoria de una niña como Alexia, y otros muchos sobre el Opus Dei.

  4. Artur dice:

    He visto Camino, y aparte de otras consideraciones estrictamente cinematográficas, he considerado otro asunto: Fesser manipula y cambia de sentido completamente en esta película la vida de Alexia Gonzalez Barros.

    No es una simple “inspiración”, porque la película sigue punto por punto los hitos fundamentales de la vida de Alexia.

    Por eso me parece objetivo señalar algo que he visto que falta en esta crítica: Fesser se ha aprovechado de la tragedia familiar de los González Barros y ha maltratado la figura de la madre de Alexia, una madre ya fallecida, buena y comprensiva, que perdió a tres hijos, mostrándola como una fanática.

    Dan mucha luz sobre este affaire las tres cartas abiertas que le han enviado a Fesser los hermanos de Alexia en http://www.alexiagb.org

    Fesser, empeñado en satanizar ciertas conductas e instituciones como el opus, como se ve por la prensa, está intentando instrumentalizar durante estos días esta polémica en su propio beneficio económico, como medio de promoción publicitaria de la película.

    Es decir, después de haber maltratado la memoria de los muertos –los padres de Alexia, y Alexia mismo- ahora maltrata a sus hermanos en vida, intentando sacar de todos su propio beneficio económico e ideológico.

    Me parece interesante señalar esto, porque una película no es solo un resultado cinematográfico,; también es un empeño humano que puede hacerse dentro o fuera de los límites de la ética.

    Y Fesser se ha situado fuera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: