La última clase

Hay una tradicción académica, llamada “la última clase“, que consiste en dar una conferencia como si fuera la última que vas a dar a tus alumnos. Randy Pausch la pronunció, en la Universidad de Carnagie Mellon, cuando, tras recibir quimio, radio y someterse a cirugía, su cáncer de páncreas reapareció y le dieron meses de vida.

Tenía tres hijos y saber que iba a morir no le gustaba. Pero llegaba un punto en el que él ya no podía hacer nada más. Podía haberse amargado y ser objeto de la lástima, pero decidió vivir y ser feliz.

Randy Pausch murió el 25 de julio de 2008, dejando este testimonio.

Me quedo con estas reflexiones:

– Todo es posible. No debemos perder ese espíritu.

– Experiencia es lo que obtienes cuando no obtienes lo que quieres.

– Cuando un muro aparece en nuestro camino está por alguna razón. No para detenernos, sino para que valoremos en qué medida queremos conseguir algo.

– Nunca subestimes la importancia de estar alegre.

– Si vives correctamente, los resultados llegarán, tus sueños se cumplirán.

Una respuesta a La última clase

  1. kikemartinezbermejo dice:

    Cuando alguien te corrige, es porque quiere el bien para ti. Es algo importante de lo que debemos aprender todos.
    Estar alegre aun a pesar de las dificultades es vital.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: