Los hombres que no amaban a las mujeres

No soy lectora de Best Sellers. Sólo he leído “Los pilares de la Tierra”, de Ken Follet; “La Sombra del viento”, de Carlos Ruiz Zafón; y ahora “Los hombres que no amaban a las mujeres”, de Stieg Larsson. Desde mi punto de vista, los tres tienen una característica común: me puedo tirar horas leyendo sin mucho esfuerzo pero cuando paro puedo pasarme días alejada de la historia sin llegar a perder el hilo. Para mí, ése es el gran mérito de los autores de Best Sellers.

No estoy muy segura de porqué decidí empezar a leerme “Los hombres que no amaban a las mujeres“. Creo que el cartel de la película, la inquietante caracterización de Lisbeth Salander, pudo jugar un papel importante. También, el hecho de que la trilogía tenga como hilo conductor la redacción de una revista, Millennium. Por último, es probable que tuviera algo que ver el que el autor, Stieg Larsson, muriera tras entregar el tercer tomo a la editorial.

Me engancharon las flores secas de las primeras páginas. Me costó seguir el caso Wennerström. Me inquietó la información sobre la tutela de los incapacitados. Fantaseé con las relaciones que mantiene Mikael Blomkvist. Me impliqué en la resolución del caso sobre la desaparición de Harriet Vanger. Y en ningún momento pude imaginar lo que de verdad había pasado.

No quiero escribir mucho más sobre el libro por si quien haya aterrizado en Tecme y Puma todavía no lo ha leído. Simplemente lo recomiendo y desaconsejo leer la contraportada.

Llama la atención, y no puedo dejar de comentarlo en este post incluido en un blog sobre publicidad, la cantidad de marcas que se citan a lo largo del libro. ¿De nuevo un caso de product placement literario? Ikea, Apple, MAC y Konsum son las que recuerdo a bote pronto.

Anuncios

5 Responses to Los hombres que no amaban a las mujeres

  1. Henar dice:

    Te aconsejo que sigas con la segunda y tercera parte. Muchísimo mejores.

  2. Marta Cabanas dice:

    Buenos días,
    Yo tampoco lo he leído. Me da un no se qué,supongo que por el título, aunque las copias del libro estan en mi casa, casa de mis padres, amigos…A los que he preguntado, les ha gustado mucho. Agradezco tu comentario. De momento, en el metro leo un libraco PEQUEÑO de Rushdie, East West, que tiene un peso muy recomendable para mi espalda. Un beso, Marta

  3. Me quedan menos de 100 páginas para acabar la tercera parte. 🙂

    Yo tampoco soy de bestsellers (he leído los mismos que tú además de la, para mí, nefasta -y con perdón- Catedral del Mar)

    Y la saga Millenium tiene algo especial. Además de lo que dices, quizás influya el país y el momento. No es “de época” o es de “nuestra época”: powerbooks, Ikea, redes… es diferente, por muchas razones. Además tiene ritmo y está escrita, y traducida, de forma más que aceptable. los personajes están muy perfilados

  4. ¿lo del product placement? sinceramente, creo que no. Como decía es producto de nuestro tiempo, y las marcas son parte de nuestras vidas. Además es muy creíble. En la segunda parte hay más de página y media describiendo como “uno de los personajes” amuebla su casa con muebles de Ikea (tienda, catálogo, montaje en casa…) y eso contribuye al realismo del libro.

  5. marga prima dice:

    Hola a todos!!
    yo también he empezado a leerme el libro y engancha… Y es verdad que la historia de las flores secas te hace seguir y seguir leyendo. Voy por la mitad o sea que me queda mucho por descubrir. besos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: