The way

Vi un reportaje en el telediario sobre The way. Me apetecía verla. Hace años empecé el Camino de Santiago en León y tan solo cuatro días después, cuando llegamos a Molina Seca, decidimos volver. Hubo varias razones aunque la oficial fue que me picó una araña y teníamos miedo de que se me infectara la picadura ya que me salió una ampolla enorme, que al explotarse me dejó una herida del tamaño de una moneda de dos euros, a la que se me quedó pegada la gasa que me pusieron para que no me diera el polvo.

En la película, Martin Sheen viaja a Saint Jean pie-de-port  para recoger el cuerpo de su hijo, que ha fallecido al enfrentarse a una tormenta durante su primera etapa del Camino de Santiago. Una vez allí, decide incinerar a su hijo y hacer el Camino con sus cenizas. Su hijo (en la película y en la realidad), Emilio Estévez, que se le aparece varias veces a lo largo del Camino, es el director y guionista de la película.

Aunque algunas de las escenas de la película resultan un tanto estereotipadas, como la comparación entre las guías de diferentes países o el pasaje protagonizado por los gitanos, creo que está muy conseguida la esencia del Camino: cada persona tiene una razón para hacerlo y en su caminar termina contándosela a los demás, muchas veces desconocidos, con quienes acaba compartiendo una experiencia intensa. Miles de historias confluyen durante el itinerario.

Entre los cuatro personajes protagonistas (americano, canadiense, holandés e irlandés), destaco al irlandés, un escritor en busca de historias. Inevitablemente me recuerda a mis cuatro días de Camino, en los que grabé varios relatos interesantes, de boca de sus protagonistas, con vistas a producir un reportaje que prometía ser interesante, pero que jamás llegó a emitirse.

En el Camino, hay mucho tiempo para pensar. Conoces gente e historias que pueden llegar a cambiar tu vida.  Y esto también queda reflejado en la película. Sentir el apoyo desinteresado de tres peregrinos desconocidos cuando le roban la mochila, hace que la actitud arisca de Martin Sheen se torne afable. Terminar el Camino, le convierte en un hombre viajero, a imagen y semejanza de su hijo, al que había criticado entre otras cosas por viajar.

2 respuestas a The way

  1. Leticia Albacete dice:

    Tiene buena pinta, gracias por la sinopsis. Casi siempre suelen decepcionar(me) las visiones que de nuestras costumbres, tradiciones o manifestaciones religiosas tienen en norteamérica, pero parece que esta vez han hecho algo bonito. Pues nada, iremos a verla y ya te contaré qué tal

  2. usue dice:

    Con esto que comentas, Leticia, es muy probable que no te guste. Ten en cuenta que mi visión de la película se enriqueció con mi experiencia previa en El Camino de Santiago…En cualquier caso, si la ves, coméntanos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: