Amar en tiempos revueltos

Mi madre empezó a ver “Amar en tiempos revueltos” poco después de que empezara. La excusa es que la veía Josefa, la persona que nos ayudara en casa. Josefa falleció hace tres años, pero mi madre sigue viendo la serie. Año tras año, cuando termina el verano y se incorporan los personajes de la nueva temporada dice que ya no le gusta tanto, pero ella es muy sufrida y la sigue viendo hasta que se vuelve a enganchar. Así han pasado 6 años reales y 18 en la serie.

Gracias a “Amar en tiempos revultos” mi madre aprendió a utilizar el vídeo y hace menos tiempo, internet. Ahora, cuando se pierde algún capítulo, no se pone tan nerviosa porque sabe que podrá verlo a toro pasado en la red.

Con el tiempo, puede que mi madre termine haciéndose de facebook, si le cuento que hay un foro con más de 50.000 seguidores que comentan la serie. Y porqué no, de twitter, que cuenta con alrededor de 700 seguidores.

La sexta temporada parece que está enganchando menos a las personas que conozco que siguen la serie. Los personajes no tienen el mismo tirón. Y Manolita y Marcelino, que durante mucho tiempo fueron los que menos atraían a mi madre, ahora son de los que más le gustan, porque conservan la esencia de lo que fue “Amar en tiempos revueltos”.

Estas navidades, los Reyes le trajeron el libro de recetas del Asturiano: “La cocina de Manolita y Marcelino“. Le ha gustado. Por lo visto las recetas que vienen son super sencillas.

También le trajeron las entradas para ver la obra de teatro (“Amar en tiempos revueltos” ha sido el filón de las navidades). La vimos el pasado domingo. La obra rescata parte de la trama de la quinta temporada. En concreto, creo que los capítulos del verano, porque yo los había visto y sólo veo la serie cuando tengo jornada intensiva o los viernes que salgo a las 15:00, mientras comemos. Supongo que conocer la trama ha hecho que la obra no me haya encantado. Eliminamos el factor sorpresa y las historias de los demás personajes, y tendemos a comparar: “me gusta más el actor de la tele…”. Esperaba que la obra fuera más diferente a la serie de televisión, que ahondara más por ejemplo en la representación de “El diablo bajo la cama“.

Lo que más me ha gustado de la obra ha sido cómo llevar el teatro al teatro. El juego metateatral sitúa en varias ocasiones al espectador entre bambalinas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: