Shopping en Hong Kong

Aunque no teníamos pensado comprar nada, todo el mundo nos había recomendado ir de compras en Hong Kong. Nathan Road está repleta de tiendas que cierran a las once de la noche y para no romper nuestra tradición de los últimos viajes, nos compramos unas zapatillas. A fin de cuentas, necesitábamos unas de trecking para Nueva Zelanda y qué mejor sitio para comprarlas.

En la zapatería descubrimos que en Hong Kong son expertos en venta. ¡Qué grandes comerciales! Nos íbamos a llevar sólo unas botas de trecking pero acabamos saliendo con un par de zapatillas más, porque si nos llevábamos otro par de la misma marca nos hacían un diez por ciento de descuento en el total de la compra. Lo que no nos contaron hasta después de pagar es que ese diez por ciento no se hacía efectivo hasta la siguiente compra. Nos dieron una tarjeta de puntos que caduca en diciembre de 2012, así que…habrá que volver. Eso sí, estamos encantados con las zapatillas que nos vendieron, que son cuatro calzados diferentes en uno.

Botas de trekking y zapatillas 4 en 1

Botas de trekking y zapatillas 4 en 1

Por si no hubiéramos tenido suficiente con esta experiencia de shopping, compramos también una cámara de fotos, aunque luego la devolvimos. En esta ocasión las técnicas persuasivas del vendedor no solo no le funcionaron sino que provocaron en nosotros el efecto contrario, hasta el punto de echar atrás la compra. Cuando ya habíamos comprado la cámara (íbamos a tiro hecho a por un modelo que habíamos visto en España y que en Hong Kong costaba mucho más barato) otro vendedor intentó encasquetarnos otra cámara mejor, evidentemente más cara. Para ello, empezó a criticar la cámara que habíamos comprado, mostrándonos las virtudes de la que nos quería vender. Nos decía: “sólo tenéis que pagar la diferencia y os lleváis una mejor…y os regalo el trípode…y una tarjeta con más memoria y…”. Criticó tanto la cámara que nos llevábamos, que nos convenció de que habíamos hecho una mala compra. Pero lejos de llevarnos la otra, que era mejor, decidimos renunciar a la compra e irnos sin nada.

El vendedor no salía de su asombro: “¿Una hora después y os vais sin nada? ¿Cómo le explico esto a mi jefe?”. Nos cabreó bastante que no nos hubieran explicado tan bien las ventajas e inconvenientes de la cámara antes de pagarla. Curiosamente el primer pago lo hicimos con bacaladera, lo que nos permitió anular la compra con una simple rasgadura del papel. El segundo pago, cuando casi sucumbimos a llevarnos la cámara más cara, lo íbamos a hacer con datafono, lo cual nos mosqueó todavía más.

Anuncios

3 Responses to Shopping en Hong Kong

  1. El Vigía dice:

    Muy buenos vendedores, pero queda la sensación de que entodos los casos os intentaban engañar ¿no?

  2. Pilar Herrera dice:

    Vuestras shoppiing por Hong Kong demuestran que en Japon, como en España o cualquier otro lugar,hay buenos vendedores,profesionales,y otros que dejan mucho q desear,qye intentan venderte el producto hasta con embudo y por encima de todo….afortunadamente cada vez son menos….por lo menos yo,desde mi trabajo,son los primeros de los q prescindo

  3. Ana dice:

    Buenísimas las anécdotas de las compras y las de las NO compras también.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: