Imax

Martes, julio 21, 2009

El sábado fuimos al Imax. Cuando íbamos a entrar en la sala, pensé que no sería una mala idea ir al baño. Como siempre, en el de chicas había cola. Yo entré la última. Y me costó salir. El pestillo no corría bien. Cuando llegué de nuevo a la sala, estaban cerrando la puerta. La luz ya estaba apagada. La acomodadora me dio unas gafas pero las rechacé porque mis amigos ya había cogido unas para mí.

Subí lentamente las escaleras buscando alguna cara conocida. No veía a nadie. Miraba con atención esperando que  me hicieran alguna señal. De repente, todo el mundo levantó los brazos, como si me saludaran. Una inmensa sensación de agobio recorrió mi cuerpo. Estaban intentando coger una de las muchas medusas que, para aquellos que llevaban puestas las gafas polarizadas especiales, invadían la sala.

Pensaba que nunca encontraría a mis amigos. No tenía batería en el móvil. Ni unas gafas para sentarme yo sola y disfrutar de la película. En ese momento vi levantarse a Carlos.

La primera película, “Profundidades marinas“, nos gustó mucho. Bellas y coloridas especies de distintos fondos oceánicos. Dos narradores, hombre y mujer, relatan con un toque de humor la relación entre deprerador y víctima que hacen que los ecosistemas vivan en equilibrio.

La segunda, “Egipto en 3D“, no me gustó. Las reconstrucciones del pasado resultan bastante inverosímiles y el hilo argumental, un tanto vago. Un grupo de investigadores crea una momia con el mismo sistema que lo hacían los egipcios para tratar de extraer una muestra de ADN. Si lo consiguen podrán hacer lo mismo con las momias que se han conservado en buen estado y conocer por ejemplo cómo ha evolucionado la Malaria, enfermedad por la que murieron varios faraones y que actualmente mata a 1.300.000 personas al año. Suena mucho mejor de lo que resulta el documental final.

Anuncios

Pocoyó

Martes, abril 28, 2009

En el Día C, tuve oportunidad de escuchar a Víctor M López, fundador y CEO de Vozka Capital y ex director general de Zinkia, la productora que creó a Pocoyó.

Es una serie de dibujos animados dirigida a niños menores de cuatro años, aunque también le gusta a chicas entre 15 y 25 años, según contó Víctor. Y a mí, que tengo 30. Supongo que soy la excepción que confirma la regla. Pocoyó me gusta porque es simpático, expresivo y, en cuanto le conoces, le coges cariño. Su forma de hablar es facilmente imitable y la música, absolutamente pegadiza. Además me parece una herramienta muy útil para el aprendizaje en los primeros años de vida.

Víctor contó cómo surgió la idea. Un grupo de amigos con hijos en edad preescolar decide crear unos dibujos animados que formen parte de los recuerdos de su hijos toda la vida. Aquellos lectores que tengan mi edad, ¿imaginan que su padre hubiera creado Barrio Sésamo, los Fraguels, Pumuki, Dartacan, Willy Fog, Los Diminutos…? ¡Menudo regalo!

En el Día C me enteré de que, aunque una de las principales características de la serie es que carece de fondos, se está experimentando la ubicación de los personajes en espacios concretos muy coloridos, con vistas a sacar una película para el cine.

También descubrí que el compositor de la música era panadero y que, aunque la serie es una idea española, los guionistas son norteamericanos.

El narrador es otro de los elementos fundamentales de la serie. El británico Stephen Fry es el encargado de la versión anglosajona. Siguiendo su ejemplo, José María del Río dobla la española.

Víctor M López insistió en el importante papel que ha jugado internet en la difusión de la serie. “Nos autopirateamos subiendo los capítulos de Pocoyó al emule. Era la forma de darlo a conocer masivamente, sin que estuviera sometido a una parrilla de programación. Internet es el medio de las oportunidades”.

Para quien todavía no conozca a Pocoyó, creo que éste es el vídeo que tiene más reproducciones en Youtube.


La era Aquarius

Viernes, abril 24, 2009

Aquarius nos ha invitado al estreno de su nuevo spot de La Era Aquarius en cine. Va en la línea de los dos anteriores: la catedral de Justo Gallego y Radio Colifata. El ser humano es imprevisible. El ser humano es extraordinario. La vida es extraña y maravillosa y cada uno sueña lo que le da la gana. En el nuevo spot un joven de Ghana cuenta la historia de su abuelo y los ataudes de fantasía.

En el Día C he tenido oportunidad de hablar con Miguel García Vizcaíno, de Sra Rushmore (agencia  responsable de esta campaña) y me ha comentado que se pasan un año entero buscando al protagonista de la siguiente entrega de la era Aquarius. La fe, la locura o la muerte. Grandes temas que siempre han preocupado a la humanidad, tratados de un modo imprevisible.

Le he comentado que, en mi opinión, el doblaje del spot le resta fuerza. Él me ha explicado que sin doblaje, sólo con subtítulos, era imposible de seguir porque el protagonista habla demasiado rápido. Todo tiene una explicación.

Después del spot, hemos visto la premiere de la película “The International“.

Lo que más me ha llamado la atención de la película ha sido el product placement de Blackberry, auténtica protagonista de una de las escenas; la máquina de Pepsi en el Gran Bazar de Estambul; y los Audis y Mercedes.


La Isla de las Flores

Martes, marzo 17, 2009

Sara y Tatiana nos recomendaron este corto documental de Jorge Furtado sobre La Isla de las Flores. Tomando como hilo argumental la vida de un tomate, desde que es recolectado del árbol en Japón, hasta que es comido por los habitantes más pobres de esta pequeña región de Porto Alegre (Brasil), y en tono absolutamente monótono e irónico, el narrador instruye a un espectador analfabeto (tal vez extraterrestre) al que le enseña entre otras cosas que los humanos son seres con el telencéfalo altamente desarrollado y el pulgar oponible.

Aunque tal vez se haga un poquito largo, merece la pena verlo y reflexionar, como mínimo, sobre el reparto desigual de riqueza y sobre la libertad.


Dialogue Cinema

Jueves, febrero 26, 2009
Cuaderno con la portada de Best Life

Cuaderno con la portada de Best Life

Cuando trabajaba en Radio Nacional de España iba al cine asiduamente invitada por el programa “El séptimo vicio“, de Radio 3. Su presentador, Javier Tolentino, con el patrocinio de GPS, ha creado Dialogue Cinema, un encuentro cinematográfico mensual, que comienza a las 19:00 horas con el pase de una primera película, a la que sigue un debate de aproximadamente una hora de duración. La velada termina con una segunda película. Suelen ser pases temáticos, en los que se entrega una de las revistas de GPS.

En esta ocasión, patrocinaba la sesión “Best life“. Te regalaban un ejemplar, junto a un cuaderno con la portada de la revista.

Hoy el tema era “Cien años de cine argentino”. La primera película, “La noche de los lápices“, de Héctor Olivera, me ha gustado mucho. Es de 1986, sin embargo, al ser en blanco y negro, podría parecer rodada en el momento en el que se desarrollan los hechos: 1976. La estética me ha recordado mucho a “Cuéntame”. Varios estudiantes son secuestrados y torturados. En este sentido, me ha venido a la mente “Las trece rosas“. Son películas muy duras, basadas en hechos reales.

La segunda película, “El asaltante“, de Pablo Fendrik, no la he entendido, si es que había algo que entender. Dura una hora escasa. Me ha parecido muy lenta. No pasa nada. No tiene final. Es una película que te hace pensar en la psicología del personaje, en un posible final que nunca llega.


Oktapodi

Viernes, febrero 6, 2009

 Una bonita historia de amor y lucha.


Personas. El Canto del Loco. La película

Lunes, enero 5, 2009

El 28 y 29 de diciembre El Canto del Loco tocaron en el Palacio de los Deportes de Madrid. Me quedé con las ganas de ir.  Así que, en compensación, me prometí que iría a ver la película, aunque sólo estará en cines digitales del 2 al 11 de enero. Las entradas fueron mi primer regalo de cumpleños. Fuimos el 2 de enero a las 22:15, en la sala 19 del Kinépolis.

Me gusta la música de El Canto del Loco. Creo que es de los pocos grupos españoles que sobrevivirá al paso de los años, como lo hicieron algunos grupos de los 80.

La película permite conocer mejor a sus componentes, desde el punto de vista de sus padres, de otros cantantes que me gustan, como David Summers o Iván Ferreiro, de los críticos, de su productor, de la discográfica, de las fans…

No hay narrador y son los propios personajes en off los que explican las imágenes que van apareciendo en pantalla. El montaje del documental está basado en la contraposición de puntos de vista lo que en muchas ocasiones da como resultado una situación cómica. Me he reído bastante a lo largo de la película.

Destacaría cuatro momentos: la crítica de El Pirata, Dani tatuándose, la sesión de fotos al desnudo en una plaza de toros y la caída del tendido eléctrico en pleno concierto.

Salimos del cine exactamente a las 00:00. Mi cumpleaños emprezó con un tremendo subidón. Desde ese momento el teléfono no dejó de sonar hasta la 1:30 de la madrugada aproximadamente. Mis padres, mi abuela, mi amigo Roberto, mis tíos Ana, Blanca, Eduardo, Santa y Joaquín, y mi primo Iñigo fueron los primeros en felicitarme, nada más comenzar el día. También recibí los mensajes de Laura, Belén, Luz y Juanma.