Descontenta con mi operador móvil

Lunes, enero 30, 2012

A menudo recibo llamadas del 1004. Normalmente no las cojo. De hecho, alguna vez que me han encuestado sobre el servicio de mi compañía telefónica y la atención recibida siempre he dicho que son demasiado pesados con sus campañas de marketing telefónico.

En realidad no lo cojo porque hace años tuve una mala experiencia. Me encasquetaron un teléfono en teoría gratis. No me espeficaron que era a cambio de ¡24 meses de permanencia! Debí haberlo pensado. Está claro que en ningún sitio dan duros por pesetas. Desde entonces, desconfío de las ofertas telefónicas. Tengo miedo de no entender bien la letra pequeña, leída a una velocidad inversamente proporcional a su tamaño.

Hace relativamente poco, cogí una llamada del 1004 porque no cesaban en su intento de localizarme y temí que mi dispositivo comenzara a echar humo. Llamaban para ofrecerme que cambiara de tarifa porque el contrato “mi gente” que yo tenía había sido retirado del mercado y me lo cambiaban por algo que, no llegué a entender bien pero, según ellos era mucho más ventajoso. Volvió mi miedo a la letra pequeña o a la lectura rápida y decidí no acogerme a la oferta.

Mi factura asusta. Pago bastante más que otras personas que disfrutan de tarifa plana de voz y datos. ¿Cómo se come eso? Supongo que la clave está en que el día que me llamaron tenía que haberme acogido a la oferta que me hacían, pero no podía evitar hacerme esta pregunta: “¿Qué interés tiene mi compañía de teléfonos en que yo pague menos?”.

Tuve la oportunidad de lanzarle esta pregunta en confianza a un operador virtual de telefonía móvil y me dijo y que era para fidelizar al cliente. Pues a mí personalmente me fidelizarían más y consegurían que desconfíe menos si en vez de llamarme para ofrecerme una tarifa mejor, me hicieran el cambio automáticamente y me lo notificaran junto con una nueva factura en la que ya queda reflejado mi ahorro.

Ahora mismo me siento estafada. Cada vez que pienso todo lo que podía haber hecho con el dinero que me habría ahorrado si hace dos años me hubiera comprado un smartphone y hubiera contratado tarifa de datos… Lo sé, habría bastado con haberme comportado como un consumidor responsable, haber revisado mis facturas, haber acudido a la web y haber elegido una tarifa que se adaptara mejor a mi consumo. Pero ¿quién tiene tiempo, y sobre todo ganas, para esto? Es realmente complicado calcular tu consumo medio en tiempo, llamadas y sms y luego entender la tarifa que mejor se adapta a tu consumo.

Estoy pensando muy seriamente cambiar de compañía de teléfonos y lo más triste es que ya se lo he avisado y no están haciendo nada por retenerme. ¿Es así como me valoran?

 

Anuncios

I believe

Domingo, septiembre 19, 2010

Odio comprarme pantalones. Tengo que probarme decenas hasta que uno me queda aceptable. Todos tienen el mismo problema: se me abren por detrás. Nos pasa a las que tenemos más trasero y cadera que cintura.

El viernes vencí la pereza y salí a comprarme unos vaqueros. Nada más llegar a la planta joven de El Corte Inglés, vi un cartel que decía. “¿La cinturilla tiende a abrirse por detrás? Prueba Bold Curve. ¡Créetelo! Los nuevos jeans Levi’s Curve ID te van a quedar genial. Sólo por probártelos, llévate una bolsa de regalo”.

Me los probé y me quedaban perfectos. Es la primera vez que encuentro unos que me encajan a la primera. No podía creerlo. Me dio un subidón tremendo. No me extraña que regalen una bolsa a quien se los pruebe. Es una apuesta segura. Saben que la que se los pruebe, se los va a llevar. Además, entre quienes los compren en una tienda oficial, sortean un viaje para dos chicas a París, Berlín o Londres.

En un folleto que cogí sobre los nuevos Levi’s Curve ID, se explica que “la clave para encontrar el jean perfecto está en tus formas no en tu talla”. Levi’s ha diseñado estos vaqueros a partir de un estudio científico sobre las diferentes siluetas femeninas existentes alrededor del mundo. Para las otras dos tipologías de mujer Levi’s ha creado los Slight Curve, que definen la cintura y acentúan las curvas de las figuras rectas; y los Demi Curve, que realzan la cintura y suavizan las formas de las que cuentan con unas proporciones perfectas.

Estoy muy agradecida a Levi’s por haberse parado a entender los problemas de sus potenciales clientes y haber puesto medios para solucionarlos. Aunque cuesten una pasta, a mí me han ganado como cliente.

Merece la pena echar un vistazo al microsite de la campaña.

Me regalaron esta bolsa por probarme unos Levi's Bold Curve

Me regalaron esta bolsa por probarme unos Levi's Bold Curve


Decepcionada con el Holiday Gym

Miércoles, agosto 25, 2010

Hace años empecé a formar parte del Holiday Gym. Me captaron a través de un reclamo competitivo que les diferenciaba exponencialmente de otros gimnasios. En años sucesivos recibí ofertas similares, a cambio de hacer de prescriptora con mis amigos. Cuando empecé a trabajar en la agencia, y tras casi un año sin pisar el gimnasio por falta de tiempo, decidí darme de baja. En el contrato especifica que hay que notificarlo con 45 días de antelación. Yo lo hice con 44, cuando el recibo ya se había empezado a tramitar. Desde la Central de los gimnasios me sugierieron que denegara el pago del recibo en mi banco y así lo hice.

Un año después, en junio, intentan volver a captarme con una oferta interesante: un contrato VIP (puedes ir a cualquier Holiday Gym) por 200 euros. Primero les dije que no, porque nada me hace pensar que este curso vaya a tener más tiempo. Pero luego, y teniendo en cuenta las fechas, decidí apuntarme. Yendo de forma regular los dos meses de verano, que tenemos jornada intensiva en el trabajo, le podía sacar partido.

No sólo me apunté yo al gimnasio, sino que convencí a dos amigos.

En julio fui algún día al gimnasio, pero todos tuve problemas para entrar. Miraban mi ficha y me decían que mi banco había denegado el pago del recibo. Al día siguiente, llamaba al banco y me decían que no habían recibido ningún recibo de Swiss School Fitness (nombre fiscal del Holiday Gym). Llamaba al gimnasio y me decían que tenía que dar de alta la referencia del recibo en la oficina central del banco, no en la sucursal. Volvía a llamar al banco y me decían que para poder dar de alta la referencia necesitaban que les llegara algún recibo. En el gimnasio aseguraban haberlos mandado. En el banco, insistían en no haberlos recibido.

Un mes después me llaman del gimnasio para decirme que el recibo ha sido devuelto tres veces y que a la cuarta me van a cobrar los gastos de tramitación, en concepto de matrícula. Total: 245 euros. Traté de convencerles de que el cliente no debe hacerse cargo de unos gastos que ha generado la mala gestión del gimnasio y el banco. Ellos culpaban al banco. En la sucursal financiera, me remitieron al subdirector, quien por fin activó de nuevo la referencia y se comprometió a asumir los 45 euros de gastos generados por la devolución automática del recibo por parte de su sistema. Aunque en un momento me planteé cambiarme de banco, este gesto hizo que cambiara de opinión.

Llamé al gimnasio para comunicarles que ya estaba todo solucionado, que la referencia ya estaba activada, que esta vez el recibo no sería devuelto y que podían pasármelo de 245 euros porque el banco iba a asumir los gastos que yo me negaba a pagar. Entonces el Holiday Gym me sale con que la promoción ha caducado. Ahora tengo que pagar 385 euros por ocho meses. Les dije que por ese precio, y ya en septiembre, no me interesaba. Me dijeron que mi caso tenía que ser estudiado por el departamento financiero. Días después me llaman desde la central para decirme que han hablado con su superior y les ha dicho que no pueden cobrarme sólo 245 euros. ¿Sólo? ¿Y no ofrecen alternativa?

O sea que después de dos meses de gestiones telefónicas, dos meses escuchando acusaciones como que a lo mejor es que estoy en números rojos o que no sé llevar a cabo una gestión bancaria, después de dos meses aguantando que los tornos no me dejen pasar, y después de convencer a dos amigos que nunca había ido a este gimnasio para que se apuntaran, ¿todo lo que el Holiday Gym me ofrece es lo que ofrece al resto de la gente? Me siento muy decepcionada.

En estos momentos estoy leyendo “El manifiesto Cluetrain“, un libro que se ha convertido en la referencia para todos aquellos que emprenden proyectos en internet pero que debería ser lectura obligatoria para todas las personas que trabajen en marketing, empezando por el superior del Holiday Gym que decidió que no me podían pasar el recibo por sólo 245 euros. A él le dedico el último párrafo que he leído del Manifiesto:

“¡La cola SuperDooper lo pega todo!, dice el anuncio. “Hasta que le das un golpecito sin querer, como descubrí con el asa de mi taza favorita”, dice una vocecita del mercado. “Discos duros BigDisk. ¡Garantía de por vida!”, dice el anuncio. “Siempre que pueda demostrarse que se ha engrasado tres veces por semana”, añade otra vocecita del mercado”. Lo que estas vocecitas solían decir a un amigo ahora está disponible para todo el mundo. Por muchos anuncios que haya, no anularán las palabras del mercado. ¿Cuánto tarda la conversación del mercado en rebajar las exageraciones de un anuncio? ¿Una hora? ¿Un día? Ahora, el único límite de la velocidad de la palabra es lo rápido que pueden escribir las personas. La palabra de la Web derrotará a la de la promoción exagerada, una y otra vez.

Podía haber escrito este post hace dos meses, pero no me gusta criticar gratuitamente. Por eso, he esperado hasta agotar posibilidades. Tenía la esperanza de sentirme escuchada por el Holiday Gym. Sin embargo, este gimnasio ha demostrado ser una empresa del montón que te bombardea con promociones que no te interesan hasta que te muestras atraído. Entonces te deja escapar.


Jugando a las palas

Miércoles, septiembre 2, 2009

Gong, uno, bang, dos, gong, tres, bang, cuatro, gong, cinco, bang…”¿Quieres jugar con nosotros?”. Hacía rato que un niño muy moreno, de no más de un metro de altura, armado con una pala de madera, nos miraba sin pestañear. No hizo falta que contestara. Su blanca sonrisa, el brillo de sus ojos y su predisposición hablaron por él. Gong, bang, pac, bang, gong, pac, gong, bang, gong, pac…

De reojo, mirábamos nuestra bolsa. No podíamos evitar pensar que tal vez aquel niño sólo buscaba mantenernos entretenidos mientras sus complices nos robaban.

Gong, pac, bang, gong, pac, bang, gong…”¿Puedo jugar con vosotros?”. Otro niño de la misma estatura pero de piel más pálida nos miraba con envidia. “¿Tienes pala?”. En segundo plano, su madre contesta avergonzada: “No, no tiene”. El primer niño echa a correr gritando: “Yo sí tengo. Te la dejo”.

Gong, pac, bang, pac, gong, pac, bang, pac, gong, pac…”¿Cómo te llamas?”, le pregunta el primer niño al segundo. Gong, bang, pac…”Alberto, ¿y tú?”. Bang, gong, pac…”Erik. ¿Y vosotros?” Gong…”Usúe”. Bang…”Y Carlos”. Pac, gong, pac, bang, pac…”¿Me dejas tu raqueta?”. Carlos cede su pala a Erik. Gong, gong, gong, bang, pac…”Qué malo eres Alberto. ¿Por qué no le das?”. Una nueva personita entra en escena. Era la hermana de Alberto, una rubia peligrosa, con raya en el medio y una trenza a cada lado. “¿Me la cambias?”, le pregunta Alberto a Erik, que resignado recupera su desgastada pala de madera. Gong, bang, pac, pac, gong, pac, pac, bang…

Empieza a anochecer. “Alberto, venga, nos tenemos que ir”. La familia, con los bártulos recogidos, nos observa jugar. “Cuando se vaya Alberto, ¿puede jugar mi hermano?”, pregunta Erik. “Es que nosotros también nos tenemos que ir”. Erik recoge sus palas, echa a correr y comienza una nueva partida con su hermano en la orilla del mar.

Las palas de Conento

Las palas de Conento

Antes del verano, Macarena Estévez, fundadora de Conento, nos regaló unas palas naranjas, el color corporativo de la empresa. Tenían una peculiaridad: la zona con la que se golpeaba a la pelota era una membrana de plástico que vibraba al dar a la bola. Una debía estar más tensa que la otra porque sonaban de modo diferente, lo que llamaba la atención de los que pasaban a nuestro lado.


Sr Burns

Sábado, enero 31, 2009
Regalo del Sr Burns

Regalo del Sr Burns

Hace unos días recibí un nuevo regalo: un sillón inflable Max Lounge que tiene pinta de ser super cómodo. Lo traía Juan, ex redactor de “Estrategias”, de parte de Sr Burns, una nueva productora crossmedia “experta en imposibles”, en la que trabaja también Paloma Bas, ex directora de “Interactiva”. Con los dos coincidí en el Grupo Control.

Me hizo mucha ilusión porque llegaba fuera del periodo navideño, pero sobre todo porque iba personalizado. Cuando se trata de un regalo de empresa es todo un detalle. El papel de embalar que envolvía el regalo, llevaba escrito con rotuladores de colores frases como “Tecme y Puma: próximamente en las mejores salas” o “Pa la bloggera más cool” o “Muchas como tú en el 2009” . Muchas gracias y mucha suerte con vuestro nuevo proyecto.


Paris Hilton Best Friend

Domingo, enero 25, 2009

El próximo 29 de enero MTV presenta “Paris Hilton Best Friend“, un reality show en el que 18 jóvenes (16 chicas y 2 chicos) pueden pasar a formar parte de su círulo de amigos. Cada semana los participantes recibirán un mensaje de Paris en el que ella les revelará la prueba que tienen que realizar. El concursante que gane pasará un fin de semana en París como si fuera Paris Hilton.

La nota de prensa con la información sobre el lanzamiento de este nuevo programa venía acompañada por un recortable adhesivo para vestir a Paris Hilton y un joyero/necesaire con un pintalabios, una goma del pelo y sombra de ojos de Sephora.

Joyero/necesaire y nota de prensa de Paris Hilton Best Friend

Joyero/necesaire y nota de prensa de Paris Hilton Best Friend


Regalos de Navidad

Sábado, enero 10, 2009

Estas navidades me han enviado algunos regalos a la oficina. Destacaría por su origalidad las sardinas de chocolate de MKN.

Sardinas de chocolate. Regalo de MKN. Se venden en Plaisir Gourmet

Sardinas de chocolate. Regalo de MKN. Se venden en Plaisir Gourmet

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Aceite de oliva virgen extra. Gran Selección. Finca La Moncloa

Aceite de oliva virgen extra. Gran Selección. Finca La Moncloa

He visto que las venden en Plaisir Gourmet, una tienda de delicatessen que me encanta. Venden bebidas y comidas originales, traídas desde diferentes puntos del planeta, así como libros y algunos objetos de menaje. Un buen llugar donde encontrar regalos diferentes.

Desde Revolution me mandaron una botella de litro y medio de aceite de oliva virgen extra, gran selección, de la Finca la Moncloa. Venía con un dosificador para servirlo desde la propia botella. Está buenísimo.

El regalo que más despertó mis sentidos llegó desde d6. Tras un vistoso papel con dibujos de caramelos se escondía una olorosa caja que contenía productos de  Lush (gel de ducha, cacao, un jabón y una bomba de baño con forma de muñeco de nieve), hechos a mano.

Productos de Lush. Regalo de d6

Productos de Lush. Regalo de d6

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Por último, mi hizo mucha ilusión recibir una caja con 24 cervezas, de ocho tipos diferentes, enviadas por el Grupo Mahou-San Miguel.

Ocho cervezas diferentes, del Grupo Mahou-San Miguel

Ocho cervezas diferentes, del Grupo Mahou-San Miguel