Thalasia

Martes, marzo 24, 2009

Mis padres nos sorprendieron en Reyes con una tarjeta regalo del Hotel Thalasia, frente a las Salinas de San Pedro del Pinatar. Incluía una noche en habitación doble con desayuno, un circuito marino, un masaje Thalasia y acceso a las piscinas marinas.

Llegamos el sábado al mediodía. Así que, tras dejar la maleta en la habitación, nos bajamos a comer a La Sal, el restaurante a la carta del hotel. Ensalada Thalasia, con piña, gambas, maiz, zanahoria, huevas, lechuga y salsa rosa; y de segundo, entrecot al roqueford.

A las 18:30 nos bajamos a las piscinas marinas. Afortunadamente ya habíamos estado. Esta vez, fue una experiencia decepcionante. Los 447 metros cuadrados de piscinas de agua salada estaban a rebosar de gente. Más que relajar, estresaban. Los diferentes masajes subacuáticos, jacuzzis, camas de agua, cuellos de cisnes y cascadas estaban ocupados. Además el agua estaba turbia.

Después descubrimos que este fin de semana había una oferta por ser el puente de San José y además que era el último que permanecería abierto antes de cambiar el agua. Dado que nosotros podíamos haber canjeado nuestra tarjeta regalo cualquier día antes del 31 de marzo, me parece injusto que no nos avisaran, al hacer la reserva, de las circunstancias especiales de este fin de semana, que habrían hecho que nosotros nos decantáramos por otro.

Afortunadamente en el circuito marino estaba limitada la entrada de gente por horas. Empezamos por unos minutitos de sauna. Luego, un paseo que comienza por agua caliente y termina por fría, para reactivar la circulación. A continuación, la ducha bitérmica, que mezcla chorros de agua a diferentes temperaturas según la zona del cuerpo. Seguimos con la estufa marina, buenísima para abrir las fosas nasales y los poros. Por último, la piscina relajante. Esta vez me salté la de agua fría, una de mis preferidas en verano.

El domingo a las 11:00, de despedida, recibimos el masaje Thalasia, con lodos marinos bajo ducha Vichy. Me sorprendió gratamente. Durante 25 minutos chorros de agua caliente con distinta intensidad van regando tu cuerpo mientras una masajista esparce con suavidad los lodos.

Exceptuando la masificación de la piscina, el resto de la experiencia ha sido muy gratificante. Los principales beneficios los he notado en la piel, más limpia y suave. Creo que este tipo de lujos deberían ser más baratos para no ser una experiencia excepcional reservada a unos pocos.

Anuncios

Aquí y ahora

Lunes, enero 19, 2009
Esta mañana, cuando iba a trabajar, estaban montando una de las lonas de la Plaza de Alonso Martínez. Varios operarios, equipados con riñoneras y arneses, tiraban de unas cuerdas para conseguir izar la lona que, del revés, yacía sobre el suelo mojado.

Me he pasado la mañana pensando qué anunciante teñiría en esta ocasión de color un lluvioso día gris. Se podría decir que el hecho de ver la instalación de la lona ha ejercido en mí como una campaña teaser.

Al mediodía he descubierto que una vez más Coca-Cola había conquistado la plaza. Este mismo anunciante, aunque con una campaña muy diferente, se hizo con la espectacular lona en Navidad. Entonces aparecía una foto de familia y esta frase: “¿Caviar para dos? Mejor pollo para veinte”. Se trataba de una campaña de branding estacional con la que, supongo, se pretendía asociar la marca Coca-Cola a la fiesta, la familia y valores como la generosidad.

La nueva estrategia se centra en una de sus variedades, la Coca-Cola Zero. Es una acción de sampling en la que Exterior y Mobile Marketing se dan la mano.

Lona de Coca-Cola Zero en la Plaza de Alonso Martinez en Madrid

Lona de Coca-Cola Zero en la Plaza de Alonso Martínez en Madrid

La lona tienta a los viandantes a enviar un sms (coste del sms: 015) y recoger “Aquí y ahora” su lata de Zero.

En mi opinión, esta campaña tendría más éxito en verano, aunque ya se sabe que en España lo gratis triunfa. Habrá que esperar para conocer los resultados de esta acción. ¿Se atreven a dar la cifra de latas entregadas en el mes que dura la promoción (del 19 de enero al 15 de febrero)?

Detrás de esta campaña se esconden Universal McCann y Momentum (y detrás de la lona, un par de personas que hacen posible manualmente la entrega de la lata, según informa Brandlife).


Camina con Johnnie Walker

Sábado, junio 28, 2008

…porque si bebes, mejor ve andando.

Consultando mi correo electrónico en Hotmail, me he topado con un banner que preguntaba: “¿Dónde te llevará tu próximo paso?”. He pinchado (johnniewalker.com.es) y he descubierto un concurso. “Cuéntanos tu próximo paso y podrás viajar a Escocia a descubrir el origen de Johnnie Walker“. Se trata de un viaje de cuatro días en los cuales se visita la destilería de este whisky, la casa de Johnnie Walker y el Centro Tecnológico Vodafone McLaren Mercedes, equipo patrocinado por Johnnie Walker. Siempre he querido pisar Escocia y me he decidido a participar.

En primer lugar hay que registrarse. Campos obligatorios: nombre, apellido, fecha de nacimiento, sexo, código postal (para poder segmentar geográficamente sus envíos publicitarios), correo electrónico y NIF. Después te hacen una encuesta sobre tus hábitos y preferencias en el consumo del alcohol, pero no es necesario rellenarla.

Llega el momento de resumir “Tu próximo paso” en 50 caracteres y describirlo, en 240. El último requisito para participar es invitar a un amigo a concursar.

He leído los próximos pasos que darán los participantes de este concurso y he comprobado que la vida avanza gracias a los buenos propósitos. La inicitativa de Johnnie Walker está haciendo que hoy sea lunes, septiembre o 1 de enero, los tres grandes momentos del año en que la mayoría de la gente decide hacer algo para cambiar su vida: dejar de tener claustrofobia en los ascensores, terminar mi segunda carrera, hablar inglés de verdad, llegar antes al trabajo, aprobar el carnet de conducir, levantarme los fines de semana pronto…Todos estos buenos propósitos optan a ganar el concurso de Johnnie Walker. Yo me quedo con la respuesta de Juanjo García García que el día que le den una verdadera oportunidad cambiará la publicidad para que la gente haga zapping cuando empiecen los programas.

NOTA DE LA EDITORA:

En el Aviso Legal, sí, eso larguísimo y en letra pequeña que nadie se lee, he encontrado las siguientes líneas: “Ninguna página web podrá contener un dispositivo técnico de enlace a este sitio web o a sus páginas, sin el consentimiento previo y por escrito de DIAGEO. Dicho consentimiento será necesario para establecer otros vínculos similares tales como hyperlinks o framings”.

Esa es la razón por la que este post no contiene un link al website de Johnnie Walker ni un pantallazo que lo ilustre.


Mi fiesta Cacique

Miércoles, mayo 7, 2008

Logo CaciqueEsta tarde un amigo me ha reenviado un mail que había recibido. El asunto era: “Te invitamos a una botella para ti y tus amigos en el local que tú elijas”. He pinchado en el link que aparecía y efectivamente me invitaban a una botella. Yo sólo tenía que elegir el lugar, la fecha e invitar a mis amigos. “Lo que distingue a un buen anfitrión es su acierto en la elección de la bebida. Tú por eso no tienes que preocuparte: el sabor y el aroma del Extra Añejo de Cacique sabrán dejarte en buen lugar”.

Por su puesto, para conseguir mi botella de ron he tenido que rellenar mis datos: nombre, apellido, fecha de nacimiento, código postal, móvil, DNI y mail. Además he aceptado recibir información vía mail y vía móvil. Por último he tenido que contestar una encuesta sobre mis gustos y hábitos de consumo.  ¿Vale una botella de Cacique lo mismo que mis datos?

Botellas de CaciqueUno de los retos más complicados a los que me enfrento en estos momentos en el trabajo es el de actualizar la base de datos de suscriptores ya que hasta ahora sólo se les pedía el correo electrónico y eso tiene poco, por no decir ningún, valor comercial. Inteligente estrategia la llevada a cabo por Cacique porque por una botella gratis más de uno dará los datos. Por no hablar de la cantidad de gente que reenviará el mail del que partía todo esto (por la dirección sospecho que pretenden hacer un seguimiento de la ruta del viral). Además, para conseguir mi botella he tenido que invitar a mis amigos, dando también su mail, y al menos cuatro de ellos tienen que responder para que consigamos la botella.

En todo el proceso he tardado aproximadamente una hora. No es fácil elegir un local que te pille cerca y que ofrezca una fecha en la que no tengas otro plan. Elegir a los cuatro amigos tampoco ha sido fácil.


Día del helado

Martes, abril 29, 2008

Tarrina Ben & Jerry'sHace casi dos meses, exactamente el 3 de marzo de 2008, colgué en estrategias.com (una de las tres webs en las que trabajo) una noticia en la que se anunciaba que el 29 de abril (es decir, hoy) Ben & Jerry’s regalaría helados tanto en las tiendas como en algunas oficinas del centro de diversas ciudades españolas. Aquel día me propuse que hoy rescataría la noticia para que, haciéndome cómplice de Ben & Jerry’s, mis lectores pudieran degustar su helado.

Pero los que trabajamos para el medio internet vivimos muy deprisa, nos sentimos obligados a estar pegados a la actualidad, somos víctimas de las notas de prensa y del corta y pega. Muy a menudo descuidamos lo importante (porque para mí el Día del Helado lo era) por lo urgente (esta mañana he llegado tarde a una rueda de prensa que también consideraba importante porque cuando me disponía a salir han aparecido en mi buzón del correo electrónico los datos de la primera ola del EGM desde que se introdujeron los nuevos monomedias y se fusionaron los ficheros).

Conclusión: se me ha olvidado rescatar la noticia del Día del Helado. Me he acordado cuando volvía a casa. Pero no ha sido un recuerdo espontáneo, sino sugerido. 

Diario MetroTodo el trayecto en metro desde el trabajo a mi barrio estaba plagado de carteleras de Ben & Jerry’s. Por si fuera poco, nada más salir del metro he empezado a ver una riada de gente con tarrinas de helados. Y he pensado, ¿donde hay una heladería por aquí? Entonces me he dado cuenta de que todos los que llevaban tarrinas portaban también el diario “Metro” en sus manos que, a su vez, lucía un anuncio a toda página en la contra. Demasiada casualidad, ¿no? Unos pasos más allá había un par de chicas que repartían el periódico y los helados. No he podido resistirme.

De vuelta a casa, tres niños rumanos me han pedido que les diera uno y, ante su asombro, se lo he dado. Aunque en realidad no se lo he dado yo, sino Ben & Jerry’s.

Cupón Ben & Jerry'sAhora estoy en casa, tomándome un delicioso helado de Cookie Dough (Vanilla Ice Cream with Chunks of Chocolate Chip Cookie Dough), mientras hojeo y ojeo el diario “Metro”. Es que puedo hacer tres cosas a la vez (y esto no se lo digan a mi jefe) porque soy mujer (chiste fácil) y porque pertenezco a la generación “multitasking“.

La portada de “Metro” dedica la columna de la izquierda y un faldón a Ben & Jerry’s. “Tropezones que han hecho historia”, titula. Además incluye un cupón, que parece un claro guiño al abuso de las promociones de los periódicos: “No recortes este cupón: en el Día del Helado Gratis de Ben & Jerry’s no necesitas llevar nada para que te invitemos a un helado”.