Las historias de la Sra Rushmore

Lunes, abril 20, 2009

Cuando vi por primera vez el último spot de Teléfonica pensé: “Brillante, y más en estos momentos”. Un hombre que acaba de ser despedido del trabajo, situación con la que muchas personas se sentirán identificadas, telefonea a su mujer para comunicárselo. Ella llama a una amiga para contárselo y pedirle ayuda. Así empieza una cadena de llamadas telefónicas que termina con una dirigida al despedido para ofrecerle trabajo. Una historia protagonizada por el anunciante, Telefónica.

Un relato cercano, contado de forma sencilla, que nos involucra. Así son las campañas de Sra Rushmore. Desconocía que ésta fuera suya, pero he acertado porque han conseguido crear un estilo. 

Tenía pendiente hablarles de otro de sus spots, que está actualmente en antena, el de Flex. Muestra un parto real en una casa, con testimonios de los padres explicando porqué tomaron la decisión de dar a luz en su propio hogar, en el mismo colchón en el que su otro hijo vino al mundo. El anunciante, Flex en este caso, es de nuevo el protagonista de una bonita historia, casi una fábula.

Hoy me despido con otras dos historias inolvidables de Sra Rushmore:

Anuncios

Sucumbí a Facebook

Miércoles, abril 30, 2008

La primera vez que recibí una invitación para agregarme a Facebook, hace algo más de un año, pensé que se trataba de un virus. Durante los meses siguientes recibí varias más. Todas las enviaban amigos míos, desde distintas ciudades de España y también desde el extranjero: Marruecos, Bélgica, Francia…Ya sabía que no era un virus pero seguía sin saber en qué consistía Facebook.

Las invitaciones fueron cada vez más frecuentes y empecé a sentir curiosidad. Me resistía a hacerme un perfil pero ya no borraba las invitaciones de mis amigos, por si acaso.

Muralla ChinaEn Semana Santa fuimos a China a la boda de mi primo. Asistimos unos cuarenta amigos y familiares suyos llegados desde distintos lugares del mundo. De vuelta a nuestros países de origen mi primo nos escribió un mail informándonos de que había creado un grupo privado en Facebook para que el buen rollo vivido en Asia no se quedara en aquella Semana Santa de 2008. En aquel momento me sentí obligada a crearme un perfil en Facebook. Empezaba a sentir que si no estaba en Facebook me perdía muchas cosas.

Así que el viernes 11 de abril me presenté en Facebook. Hoy hace exactamente tres semanas. Al principio no tenía muy claro en qué consistía todo aquello. Me dedicaba sin más a curiosear quiénes eran los amigos de mis amigos. Entre ellos siempre había alguno al que conocía y le solicitaba que me agregara. Y así, sin mucho esfuerzo, he sumado 97 amigos.

Once días después de mi ingreso en Facebook utilicé por primera vez la red social con fines profesionales. Fue la víspera del Día del Libro. Me había propuesto hacer una lista de recomendaciones literarias recogiendo la opinión de directivos de agencias de publicidad, agencias de medios y agencias de publicidad. La directora de comunicación de una importante agencia de medios me dijo que ellos no iban a poder participar. Dado que había conseguido que el CEO de esa agencia me agregara como amiga en Facebook decidí enviarle un mensaje directamente a él a través de esta red social. Minutos después recibí su respuesta. Reconoció que también él utilizaba por primera vez Facebook como herramienta de trabajo.

Desde entonces también me ha servido para contactar con importantes ponentes tras su intervención en un congreso (a la cara, un primer contacto resulta más violento).

Sólo un dato: en España el 44,6% de los usuarios de internet están dados de alta en una red social y el 64% de ellos las usan al menos una vez a la semana, según revela el estudio Social Media Tracker, realizado por la agencia Universal McCann

¿Se imaginan una fiesta para miembros de Facebook? Pues se está organizando. El grupo “Primera megafiesta de Facebook en Madrid” ya cuenta con 65 miembros.