Descontenta con mi operador móvil

Lunes, enero 30, 2012

A menudo recibo llamadas del 1004. Normalmente no las cojo. De hecho, alguna vez que me han encuestado sobre el servicio de mi compañía telefónica y la atención recibida siempre he dicho que son demasiado pesados con sus campañas de marketing telefónico.

En realidad no lo cojo porque hace años tuve una mala experiencia. Me encasquetaron un teléfono en teoría gratis. No me espeficaron que era a cambio de ¡24 meses de permanencia! Debí haberlo pensado. Está claro que en ningún sitio dan duros por pesetas. Desde entonces, desconfío de las ofertas telefónicas. Tengo miedo de no entender bien la letra pequeña, leída a una velocidad inversamente proporcional a su tamaño.

Hace relativamente poco, cogí una llamada del 1004 porque no cesaban en su intento de localizarme y temí que mi dispositivo comenzara a echar humo. Llamaban para ofrecerme que cambiara de tarifa porque el contrato “mi gente” que yo tenía había sido retirado del mercado y me lo cambiaban por algo que, no llegué a entender bien pero, según ellos era mucho más ventajoso. Volvió mi miedo a la letra pequeña o a la lectura rápida y decidí no acogerme a la oferta.

Mi factura asusta. Pago bastante más que otras personas que disfrutan de tarifa plana de voz y datos. ¿Cómo se come eso? Supongo que la clave está en que el día que me llamaron tenía que haberme acogido a la oferta que me hacían, pero no podía evitar hacerme esta pregunta: “¿Qué interés tiene mi compañía de teléfonos en que yo pague menos?”.

Tuve la oportunidad de lanzarle esta pregunta en confianza a un operador virtual de telefonía móvil y me dijo y que era para fidelizar al cliente. Pues a mí personalmente me fidelizarían más y consegurían que desconfíe menos si en vez de llamarme para ofrecerme una tarifa mejor, me hicieran el cambio automáticamente y me lo notificaran junto con una nueva factura en la que ya queda reflejado mi ahorro.

Ahora mismo me siento estafada. Cada vez que pienso todo lo que podía haber hecho con el dinero que me habría ahorrado si hace dos años me hubiera comprado un smartphone y hubiera contratado tarifa de datos… Lo sé, habría bastado con haberme comportado como un consumidor responsable, haber revisado mis facturas, haber acudido a la web y haber elegido una tarifa que se adaptara mejor a mi consumo. Pero ¿quién tiene tiempo, y sobre todo ganas, para esto? Es realmente complicado calcular tu consumo medio en tiempo, llamadas y sms y luego entender la tarifa que mejor se adapta a tu consumo.

Estoy pensando muy seriamente cambiar de compañía de teléfonos y lo más triste es que ya se lo he avisado y no están haciendo nada por retenerme. ¿Es así como me valoran?

 

Anuncios

Feliz Vanidad

Miércoles, diciembre 23, 2009

Llamando al 902504766 accedemos al servicio vanidad, creado por la agencia d6. Un contestador nos ofrece distintas posibilidades en función del número que pulsemos: que nos digan los bien que estamos físicamente, lo bien que hacemos nuestros trabajo, que nos digan que hemos sido ascendidos, que nos reciten un poema o que nos canten una canción. Es posible elegir que la voz de un chico o de una chica de d6.

También está muy currada la felicitación de CP Proximity, que nos invita a descargarnos “los mejores deseos que hemos preparado para ti”, como si fuera un programa informático. Se inicia la descarga ficticia de diferentes archivos, como ilusion.ppt, sorpresas.mp3, confianza.exe o amor.avi. Finalmente aparece el mensaje “error 2010“. Al pulsar en “ver más detalles” descubrimos que el problema es que el disco duro está lleno de cosas intrascendentes, banales y superficiales. Para combatirlo, nos invita a utilizar programas como abrazos, amistad, familia, optimismo y buen humor. O dedicar al menos cinco minutos al día a refrescar el disco duro con pensamientos positivos.  Finalmente CP Proximity te dedica gigas y gigas de espacio libre para cosas que realmente importan.

Tal vez la felicitación que más me ha gustado haya sido la de Iberia, que permite crear un árbol con 12 fotos, que formarán un calendario descargable. En cada mes es posible insertar una frase o dejar las que estaban.

Ikea por su parte ha creado un salón infinito al que es posible subir una foto.  Se puede elegir el cuerpo navideño que acompañará a nuestra cara. Ya lo han hecho casi 5.000 personas. Y también subiéndose al carro de lo infinito, Adecco nos ofrece la posibilidad de colgar en su inmenso árbol una bola con un deseo que llegará a quien elijamos. El árbol ha sido ideado y creado por Grupo R, la agencia en la que trabajo. Más de 8.000 personas han enviado ya su deseo.

Zenithmedia (la agencia de medios en la que trabaja mi padre) y OMD han creado dos animaciones para felicitarnos por estas fechas. Les invito a visitarlas.

Y no puedo dejar de citar el vídeo que han creado mis compañeros Grupo R. Explica cómo conseguimos vaciar 300 botellas de anís para hacer el envío de Navidad que se le ocurrió al departamento de marketing directo: una funda de guitarra con una botella de anís y un tenedor. Hay fotos en el microsite www.el2010seraturron.com.


Manual de la venganza

Sábado, junio 14, 2008

Todos los días a la hora de comer suena el teléfono. Nos miramos sin mediar palabra y seguimos comiendo en silencio como si nada pasara. Nadie se levanta a descolgarlo. Sabemos que en la pantalla del teléfono pone “número oculto“. Sabemos que el responsable de la llamada es un robot que todos los días más o menos a la misma hora intenta pillarnos desprevenidos. Sabemos que si caemos en sus redes una señorita “deslocalizada” tratará de convencernos de que hay una compañía que nos ofrecería la conexión a internet y las llamadas de teléfono más baratas.

El manual de la venganzaHace unos meses cayó en mis manos “El manual de la venganza”, de Pal D. Ekran, publicado por La Fábrica. Es una recopilación de las mejores ideas aparecidas en alt.revenge, un grupo creado en internet por Jens Stark con el objetivo de compartir métodos de venganza. Años después, con el auge de red de redes, llegó The Averger’s Front Page, la evolución de alt.revenge al formato web. El paso final ha sido la publicación de este libro.

En “El manual de la venganza”  hay un capítulo titulado “Cómo actuar ante el telemarketing y los bromistas”. Propone entre otras cosas responder: “Espere, que voy a coger un teléfono inalámbrico para poder seguir hablando con usted desde el baño”. A partir de ahí, tirar varias veces de la cadena, pedir que te traigan papel que se ha acabado y dar otro tipo de detalles escatológicos que terminen por desesperar al que trabaja al otro lado de la línea. Otra opción más rápida es contestar: “No me permiten hablar con nadie hasta que se haya resuelto mi juicio por agresión“.

Tan molesto como que sistemáticamente suene el teléfono a la hora de comer es llegar el lunes al trabajo y tener 500 mails esperándome, de los cuales 450 me proponen un alargamiento de pene o jugarme el sueldo en un casino online.

“El manual de la venganza” cuenta el caso de un tipo que recibía spam en el que se mencionaba un número 800. Para vengarse escribió un correo, que envió a los grupos alt.sex, en el que decía: “Conversaciones calientes totalmente gratis. Llame al (número del spammer) y hable con una chica húmeda”.

Para el que le pueda interesar, el libro contiene los siguientes capítulos: Venganza a distancia (servicio postal, teléfono e internet), Desquites demoledores (el coche, el jardín y la casa), El puesto de trabajo (amigos y enemigos, en la oficina, tiendas de alimentación y el ordenador), Instituciones (el Gobierno, empresas y colegios) y Miscelánea (Cosas pegajosas, cosas molestas e irritantes, vergüenza, cosas que explotan y destrozar bodas).  

El libro advierte del peligro de llevar a la práctica las propuestas publicadas ya que en muchos casos están penadas por la Ley.