Primer día en Nueva York: un día redondo

Domingo, noviembre 13, 2011

Aunque he sido un poco víctima del jet lag (me he despertado de 4:00 a 8:00 cada hora), he aguantado 13 horas en la calle y nos ha cundido un montón.

Antes de salir del hotel me he agobiado un poco porque no hemos organizado mucho el viaje y tengo un motón de recomendaciones que me ha mandado la gente que no he ordenado con lo cual no creo que me dé tiempo a hacer ni la mitad. Sin embargo, el día ha sido redondo.

Al salir del hotel nos hemos dirigido hacia Central Park. Antes de llegar hemos parado en el Columbus Center, un centro comercial bastante lujuso con unas vistas interesantes. Después nos hemos adentrado en el parque donde hemos pasado toda la mañana.

Columbus Center

Columbus Center

Central Park en otoño

Central Park en otoño

Siempre he oído decir que Nueva York en Navidad, y más si ha nevado, es precioso. Pero nunca había oído a nadie hablar del otoño. Central Park está muy bonito en esta época, con las hojas amarillas, marrones, rojas y verdes.

Hemos visto Strawberry Fields, el homenaje a John Lennon, así como el edificio Dakota, donde le asesinaron y todavía hoy vive su mujer Yoko Ono. Hemos paseado alrededor de uno de los lagos, hemos visto otro en el que navegan varios veleros teledirigidos y una minilancha motora. Por último, hemos visto la escultura de Alicia en el país de las maravillas.

Escultura de Alicia en el País de las Maravillas

Escultura de Alicia en el País de las Maravillas

Se nos ha hecho la hora de comer y hemos ido al JG Melon, que nos habían recomendado para tomar hamburguesas. Hemos tenido que esperar unos 45 minutos pero ha merecido la pena. Yo no soy muy de hamburguesas y la de hoy, Bacon Cheeseburger, me ha gustado bastante. De postre, una deliciosa Key Lime Pie.

Por la tarde hemos ido al Metropolitan. El sábado es el mejor día para ir porque cierran a las 21:00 en vez de las 17:00. A la hora de elegir los museos, muchas de las personas a las que les he pedido opinión me decían que el tema es muy personal pero yo creo que el Metropolitan le puede gustar a todo el mundo ya que hay una amplísima variedad de manifestaciones artísticas de muy distintas épocas. Mi consejo es perderse y pasear por sus galerías.

Arte egipcio en el Met

Arte egipcio en el Met

Nos hemos comprado por 79 euros el New York City Pass que permite visitar también el Museum of Natural History, el MOMA, subir al Empire State y al Top of the rock y hacer un crucero de dos horas.

Nos ha impresionado el arte egipcio y el africano, por el enorme tamaño de las piezas que alberga el museo. A mí me han gustado especialmente las obras que hay de Tifanis y como siempre los impresionistas, aunque la pintura me ha recordado mucho a lo que vimos hace poco en la National Gallery le Londres. También me ha gustado ver en su entorno natural a los esclavos de Calais y al Pensador de Rodin.

Los esclavos de Calais de Rodin en el Met de Nueva York

Los esclavos de Calais de Rodin en el Met de Nueva York

Hemos vuelto hacia Times Square caminando por la Quinta Avenida, donde están todas las mega tiendas de marca. Hoy hemos cenado en el Hard Rock, donde hemos tenido una suerte bárbara. Nos decían que teníamos que esperar 30 minutos pero como no aparecía la persona a la que estaban llamando de la lista, nos han pasado a nosotros. Los platos eran más abundandes que en el Hard Rock de Madrid pero menos sabrosos.

Anuncios

Nueva York: llegada y primeras impresiones

Domingo, noviembre 13, 2011

Llegamos ayer a las 19:00, con el estómago revuelto después de algunas turbulencias y la poco agraciada comida del avión. En Barajas me tocó a mí el registro aleatorio de seguridad; en el JFK, a Carlos. ¿El sorteo de la ONCE, del 11 del 11, también era aleatorio, no? Pues ese creo que no nos tocó…

Teníamos pensado llegar hasta el hotel en taxi. Nos asediaron varios piratillas hasta que conseguimos coger uno de los típicos amarillos, que son los oficiales. 55 dólares, con propina incluida.

Nos llevó hasta el hotel dando pequeños acelerones y frenazos. Lo que le faltaba a mi estómago…

Nos alojamos en el hotel Washington Jefferson, 318 West 51st Street. La habitación no es muy grande, tal y como habíamos leído en las críticas de internet, pero no está nada mal. Hay gel, champú y crema. También secador y toalla. Es perfecta para estancias cortas, sin equipaje (no es nuestro caso). El armario es muy pequeño y no tiene cajones, con lo cual es imposible sacar la ropa. Y con las tres maletas rondando por la habitación no nos podemos mover. Pero nos habían dicho que era difícil encontrar un alojamiento digno en Nueva York por menos de 200 euros y éste nos ha costado un poco menos y es bastante decente pero sobre todo está muy bien situado.

Tras dejar las cosas en el hotel salimos a dar un improvisado paseo. En menos de cinco minutos llegamos caminando por Broadway hasta Times Square. Nos dejó impresionados el tremendo ambiente que había y la saturación lumínica publicitaria de la plaza, así como la gente interactuando con los anuncios de LED.

Times Square. Nueva York

Times Square. Nueva York

También nos sorprendió que por la noche siguieran abiertas las tiendas. Hice mi primera compra: unas zapatillas de deporte en Foot Locker.

Zapatillas nuevas de Foot Locker

Zapatillas nuevas de Foot Locker

Luego, “cenamos” un descafeinado y un vaso de leche con una New York Cheese Cake de cerezas. Buenísima. Me encanta la tarta de queso y esta además sabía a piruleta de corazón.