Shopping en Hong Kong

Domingo, mayo 6, 2012

Aunque no teníamos pensado comprar nada, todo el mundo nos había recomendado ir de compras en Hong Kong. Nathan Road está repleta de tiendas que cierran a las once de la noche y para no romper nuestra tradición de los últimos viajes, nos compramos unas zapatillas. A fin de cuentas, necesitábamos unas de trecking para Nueva Zelanda y qué mejor sitio para comprarlas.

En la zapatería descubrimos que en Hong Kong son expertos en venta. ¡Qué grandes comerciales! Nos íbamos a llevar sólo unas botas de trecking pero acabamos saliendo con un par de zapatillas más, porque si nos llevábamos otro par de la misma marca nos hacían un diez por ciento de descuento en el total de la compra. Lo que no nos contaron hasta después de pagar es que ese diez por ciento no se hacía efectivo hasta la siguiente compra. Nos dieron una tarjeta de puntos que caduca en diciembre de 2012, así que…habrá que volver. Eso sí, estamos encantados con las zapatillas que nos vendieron, que son cuatro calzados diferentes en uno.

Botas de trekking y zapatillas 4 en 1

Botas de trekking y zapatillas 4 en 1

Por si no hubiéramos tenido suficiente con esta experiencia de shopping, compramos también una cámara de fotos, aunque luego la devolvimos. En esta ocasión las técnicas persuasivas del vendedor no solo no le funcionaron sino que provocaron en nosotros el efecto contrario, hasta el punto de echar atrás la compra. Cuando ya habíamos comprado la cámara (íbamos a tiro hecho a por un modelo que habíamos visto en España y que en Hong Kong costaba mucho más barato) otro vendedor intentó encasquetarnos otra cámara mejor, evidentemente más cara. Para ello, empezó a criticar la cámara que habíamos comprado, mostrándonos las virtudes de la que nos quería vender. Nos decía: “sólo tenéis que pagar la diferencia y os lleváis una mejor…y os regalo el trípode…y una tarjeta con más memoria y…”. Criticó tanto la cámara que nos llevábamos, que nos convenció de que habíamos hecho una mala compra. Pero lejos de llevarnos la otra, que era mejor, decidimos renunciar a la compra e irnos sin nada.

El vendedor no salía de su asombro: “¿Una hora después y os vais sin nada? ¿Cómo le explico esto a mi jefe?”. Nos cabreó bastante que no nos hubieran explicado tan bien las ventajas e inconvenientes de la cámara antes de pagarla. Curiosamente el primer pago lo hicimos con bacaladera, lo que nos permitió anular la compra con una simple rasgadura del papel. El segundo pago, cuando casi sucumbimos a llevarnos la cámara más cara, lo íbamos a hacer con datafono, lo cual nos mosqueó todavía más.


Tiendeo

Martes, mayo 17, 2011
Logo Tiendeo

Logo Tiendeo

Corría el año 2001 cuando, durante mi año Erasmus en Bruselas, conocí a Jonathan. Fue mi primer amigo belga y, gracias a él, conocimos a otros tantos. Tras mi regreso a España, nos hemos visto varias veces, pero hacía años que no sabía de él hasta que me dio a conocer su proyecto: Tiendeo. Siento que lo he visto nacer. Participé en una encuesta para definir utilidades. Posteriormente en otra para decidir el logo. También fui informada puntualmente de su lanzamiento en Barcelona. Y hace un mes, de su presentación para el público madrileño.

Tiendeo es un buscador de ofertas geolocalizadas en catálogos digitalizados.

La primera vez que me metí me pareció un poco precario: una especie de web con catálogos escaneados colgados. Ahora, algunos meses después, estoy impresionada con el gran cambio que ha experimentado Tiendeo. He buscado “televisor” en mi barrio. Tiendeo me ha devuelto un listado de catálogos de diferentes tiendas con la página en la que puedo encontrar la oferta de televisores. Tiendeo cuenta con 12 categorías: Alimentación, droguería y perfumería, electrónica, hogar, jardín y bricolaje, juguetes y bebés, libros, moda, ocio, turismo y vehículos/recambios. Si hoy me ha sorprendido la respuesta de Tiendeo ante mi búsqueda, dentro de unos meses, según se vayan firmando acuerdos con otras tiendas, el resultado puede ser increíble. Lo seguiré de cerca.

Los creadores de Tiendeo tienen un blog, Eco-Tiendeo, en el que cuentan iniciativas de RSC de las tiendas. Y tiene todo el sentido porque Tiendeo es un proyecto responsable cuyo fin es terminar con los folletos impresos y salvar 100.000 árboles en 2011: “Varios estudios demuestran que cada año llega a tu buzón postal una media de 30 Kg. de publicidad impresa, cuyo transporte, producción e impresión libera a la atmóstera unos 60 Kg. de CO2”. Todos podemos solicitar una pegatina para nuestro buzón con el slogan: “Por favor, no quiero publicidad. Consulto catálogos en tiendeo.es”.

Tiendeo: Pegatina para el buzón

Tiendeo: Pegatina para el buzón


I believe

Domingo, septiembre 19, 2010

Odio comprarme pantalones. Tengo que probarme decenas hasta que uno me queda aceptable. Todos tienen el mismo problema: se me abren por detrás. Nos pasa a las que tenemos más trasero y cadera que cintura.

El viernes vencí la pereza y salí a comprarme unos vaqueros. Nada más llegar a la planta joven de El Corte Inglés, vi un cartel que decía. “¿La cinturilla tiende a abrirse por detrás? Prueba Bold Curve. ¡Créetelo! Los nuevos jeans Levi’s Curve ID te van a quedar genial. Sólo por probártelos, llévate una bolsa de regalo”.

Me los probé y me quedaban perfectos. Es la primera vez que encuentro unos que me encajan a la primera. No podía creerlo. Me dio un subidón tremendo. No me extraña que regalen una bolsa a quien se los pruebe. Es una apuesta segura. Saben que la que se los pruebe, se los va a llevar. Además, entre quienes los compren en una tienda oficial, sortean un viaje para dos chicas a París, Berlín o Londres.

En un folleto que cogí sobre los nuevos Levi’s Curve ID, se explica que “la clave para encontrar el jean perfecto está en tus formas no en tu talla”. Levi’s ha diseñado estos vaqueros a partir de un estudio científico sobre las diferentes siluetas femeninas existentes alrededor del mundo. Para las otras dos tipologías de mujer Levi’s ha creado los Slight Curve, que definen la cintura y acentúan las curvas de las figuras rectas; y los Demi Curve, que realzan la cintura y suavizan las formas de las que cuentan con unas proporciones perfectas.

Estoy muy agradecida a Levi’s por haberse parado a entender los problemas de sus potenciales clientes y haber puesto medios para solucionarlos. Aunque cuesten una pasta, a mí me han ganado como cliente.

Merece la pena echar un vistazo al microsite de la campaña.

Me regalaron esta bolsa por probarme unos Levi's Bold Curve

Me regalaron esta bolsa por probarme unos Levi's Bold Curve


Decepcionada con el Holiday Gym

Miércoles, agosto 25, 2010

Hace años empecé a formar parte del Holiday Gym. Me captaron a través de un reclamo competitivo que les diferenciaba exponencialmente de otros gimnasios. En años sucesivos recibí ofertas similares, a cambio de hacer de prescriptora con mis amigos. Cuando empecé a trabajar en la agencia, y tras casi un año sin pisar el gimnasio por falta de tiempo, decidí darme de baja. En el contrato especifica que hay que notificarlo con 45 días de antelación. Yo lo hice con 44, cuando el recibo ya se había empezado a tramitar. Desde la Central de los gimnasios me sugierieron que denegara el pago del recibo en mi banco y así lo hice.

Un año después, en junio, intentan volver a captarme con una oferta interesante: un contrato VIP (puedes ir a cualquier Holiday Gym) por 200 euros. Primero les dije que no, porque nada me hace pensar que este curso vaya a tener más tiempo. Pero luego, y teniendo en cuenta las fechas, decidí apuntarme. Yendo de forma regular los dos meses de verano, que tenemos jornada intensiva en el trabajo, le podía sacar partido.

No sólo me apunté yo al gimnasio, sino que convencí a dos amigos.

En julio fui algún día al gimnasio, pero todos tuve problemas para entrar. Miraban mi ficha y me decían que mi banco había denegado el pago del recibo. Al día siguiente, llamaba al banco y me decían que no habían recibido ningún recibo de Swiss School Fitness (nombre fiscal del Holiday Gym). Llamaba al gimnasio y me decían que tenía que dar de alta la referencia del recibo en la oficina central del banco, no en la sucursal. Volvía a llamar al banco y me decían que para poder dar de alta la referencia necesitaban que les llegara algún recibo. En el gimnasio aseguraban haberlos mandado. En el banco, insistían en no haberlos recibido.

Un mes después me llaman del gimnasio para decirme que el recibo ha sido devuelto tres veces y que a la cuarta me van a cobrar los gastos de tramitación, en concepto de matrícula. Total: 245 euros. Traté de convencerles de que el cliente no debe hacerse cargo de unos gastos que ha generado la mala gestión del gimnasio y el banco. Ellos culpaban al banco. En la sucursal financiera, me remitieron al subdirector, quien por fin activó de nuevo la referencia y se comprometió a asumir los 45 euros de gastos generados por la devolución automática del recibo por parte de su sistema. Aunque en un momento me planteé cambiarme de banco, este gesto hizo que cambiara de opinión.

Llamé al gimnasio para comunicarles que ya estaba todo solucionado, que la referencia ya estaba activada, que esta vez el recibo no sería devuelto y que podían pasármelo de 245 euros porque el banco iba a asumir los gastos que yo me negaba a pagar. Entonces el Holiday Gym me sale con que la promoción ha caducado. Ahora tengo que pagar 385 euros por ocho meses. Les dije que por ese precio, y ya en septiembre, no me interesaba. Me dijeron que mi caso tenía que ser estudiado por el departamento financiero. Días después me llaman desde la central para decirme que han hablado con su superior y les ha dicho que no pueden cobrarme sólo 245 euros. ¿Sólo? ¿Y no ofrecen alternativa?

O sea que después de dos meses de gestiones telefónicas, dos meses escuchando acusaciones como que a lo mejor es que estoy en números rojos o que no sé llevar a cabo una gestión bancaria, después de dos meses aguantando que los tornos no me dejen pasar, y después de convencer a dos amigos que nunca había ido a este gimnasio para que se apuntaran, ¿todo lo que el Holiday Gym me ofrece es lo que ofrece al resto de la gente? Me siento muy decepcionada.

En estos momentos estoy leyendo “El manifiesto Cluetrain“, un libro que se ha convertido en la referencia para todos aquellos que emprenden proyectos en internet pero que debería ser lectura obligatoria para todas las personas que trabajen en marketing, empezando por el superior del Holiday Gym que decidió que no me podían pasar el recibo por sólo 245 euros. A él le dedico el último párrafo que he leído del Manifiesto:

“¡La cola SuperDooper lo pega todo!, dice el anuncio. “Hasta que le das un golpecito sin querer, como descubrí con el asa de mi taza favorita”, dice una vocecita del mercado. “Discos duros BigDisk. ¡Garantía de por vida!”, dice el anuncio. “Siempre que pueda demostrarse que se ha engrasado tres veces por semana”, añade otra vocecita del mercado”. Lo que estas vocecitas solían decir a un amigo ahora está disponible para todo el mundo. Por muchos anuncios que haya, no anularán las palabras del mercado. ¿Cuánto tarda la conversación del mercado en rebajar las exageraciones de un anuncio? ¿Una hora? ¿Un día? Ahora, el único límite de la velocidad de la palabra es lo rápido que pueden escribir las personas. La palabra de la Web derrotará a la de la promoción exagerada, una y otra vez.

Podía haber escrito este post hace dos meses, pero no me gusta criticar gratuitamente. Por eso, he esperado hasta agotar posibilidades. Tenía la esperanza de sentirme escuchada por el Holiday Gym. Sin embargo, este gimnasio ha demostrado ser una empresa del montón que te bombardea con promociones que no te interesan hasta que te muestras atraído. Entonces te deja escapar.


Tu cama, tu tesoro

Lunes, junio 8, 2009

Es el título del nuevo spot de Sra Rushmore para Flex. Gira en torno a la misma idea: la importancia de la cama en la vida de las personas. En el spot anterior el colchón Flex era el lugar elegido por una pareja para dar a luz. Ahora,  una anciana lo convierte en el mejor lugar para “ingresar” sus ahorros.

La campaña cobra más sentido si cabe cuando conocemos que Flex esconderá, entre julio y septiembre, 120.000 euros en 100 colchones repartidos por toda la geografía española.


Mahou, con la música en vivo

Domingo, mayo 17, 2009

Mahou Cinco Estrellas ha lanzado una edición especial de su botella, en aluminio, en la que aparecen la Puerta de Alcalá, las Torres Kio, la parada de metro de Malasaña y una guitarra Fender Telecaster Thinline.

Esta botella sólo estará disponible hasta el 31 de mayo en 23 salas de música en vivo de Madrid: Barco, El Búho Real, Contraclub, Hebe, Joy Eslava, Segundo Jazz, Costello, Galileo Galilei, Garibaldi, Libertad 8, Soul Station, La Frontera, Jimmy Jazz, El Juglar, Junco, Wurlitzer, Zanzíbar, Clamores, La Coquette, La Leyenda, Orange Café, El perro de la parte de atrás y Siroco.

Mahou pretende con esta iniciativa demostrar su apoyo a la música en directo.

Juntando tres de estas botellas de forma que se vea el dibujo completo, sacando una fotografía y enviándola a través del móvil al 7070 es posible ganar una de las tres Fender Telecaster Thinline que sorteará Mahou. Deséenme suerte.

Edición especial Mahou Cinco Estrellas

Edición especial Mahou Cinco Estrellas


¡Helado gratis!

Martes, abril 21, 2009

Un año más Ben & Jerry’s celebra el Día del Helado Gratis regalando bolas a todos los que se acerquen a alguna de sus tiendas del mundo. El año pasado, sólo en España se repartieron 100.000 bolas, según aseguran desde la compañía.
He decidido volver a dar cobertura a esta “noticia” en Tecme y Puma porque fue precisamente con la que hace aproximadamente un año decidí empezar este blog.


Thalasia

Martes, marzo 24, 2009

Mis padres nos sorprendieron en Reyes con una tarjeta regalo del Hotel Thalasia, frente a las Salinas de San Pedro del Pinatar. Incluía una noche en habitación doble con desayuno, un circuito marino, un masaje Thalasia y acceso a las piscinas marinas.

Llegamos el sábado al mediodía. Así que, tras dejar la maleta en la habitación, nos bajamos a comer a La Sal, el restaurante a la carta del hotel. Ensalada Thalasia, con piña, gambas, maiz, zanahoria, huevas, lechuga y salsa rosa; y de segundo, entrecot al roqueford.

A las 18:30 nos bajamos a las piscinas marinas. Afortunadamente ya habíamos estado. Esta vez, fue una experiencia decepcionante. Los 447 metros cuadrados de piscinas de agua salada estaban a rebosar de gente. Más que relajar, estresaban. Los diferentes masajes subacuáticos, jacuzzis, camas de agua, cuellos de cisnes y cascadas estaban ocupados. Además el agua estaba turbia.

Después descubrimos que este fin de semana había una oferta por ser el puente de San José y además que era el último que permanecería abierto antes de cambiar el agua. Dado que nosotros podíamos haber canjeado nuestra tarjeta regalo cualquier día antes del 31 de marzo, me parece injusto que no nos avisaran, al hacer la reserva, de las circunstancias especiales de este fin de semana, que habrían hecho que nosotros nos decantáramos por otro.

Afortunadamente en el circuito marino estaba limitada la entrada de gente por horas. Empezamos por unos minutitos de sauna. Luego, un paseo que comienza por agua caliente y termina por fría, para reactivar la circulación. A continuación, la ducha bitérmica, que mezcla chorros de agua a diferentes temperaturas según la zona del cuerpo. Seguimos con la estufa marina, buenísima para abrir las fosas nasales y los poros. Por último, la piscina relajante. Esta vez me salté la de agua fría, una de mis preferidas en verano.

El domingo a las 11:00, de despedida, recibimos el masaje Thalasia, con lodos marinos bajo ducha Vichy. Me sorprendió gratamente. Durante 25 minutos chorros de agua caliente con distinta intensidad van regando tu cuerpo mientras una masajista esparce con suavidad los lodos.

Exceptuando la masificación de la piscina, el resto de la experiencia ha sido muy gratificante. Los principales beneficios los he notado en la piel, más limpia y suave. Creo que este tipo de lujos deberían ser más baratos para no ser una experiencia excepcional reservada a unos pocos.


Aquí y ahora

Lunes, enero 19, 2009
Esta mañana, cuando iba a trabajar, estaban montando una de las lonas de la Plaza de Alonso Martínez. Varios operarios, equipados con riñoneras y arneses, tiraban de unas cuerdas para conseguir izar la lona que, del revés, yacía sobre el suelo mojado.

Me he pasado la mañana pensando qué anunciante teñiría en esta ocasión de color un lluvioso día gris. Se podría decir que el hecho de ver la instalación de la lona ha ejercido en mí como una campaña teaser.

Al mediodía he descubierto que una vez más Coca-Cola había conquistado la plaza. Este mismo anunciante, aunque con una campaña muy diferente, se hizo con la espectacular lona en Navidad. Entonces aparecía una foto de familia y esta frase: “¿Caviar para dos? Mejor pollo para veinte”. Se trataba de una campaña de branding estacional con la que, supongo, se pretendía asociar la marca Coca-Cola a la fiesta, la familia y valores como la generosidad.

La nueva estrategia se centra en una de sus variedades, la Coca-Cola Zero. Es una acción de sampling en la que Exterior y Mobile Marketing se dan la mano.

Lona de Coca-Cola Zero en la Plaza de Alonso Martinez en Madrid

Lona de Coca-Cola Zero en la Plaza de Alonso Martínez en Madrid

La lona tienta a los viandantes a enviar un sms (coste del sms: 015) y recoger “Aquí y ahora” su lata de Zero.

En mi opinión, esta campaña tendría más éxito en verano, aunque ya se sabe que en España lo gratis triunfa. Habrá que esperar para conocer los resultados de esta acción. ¿Se atreven a dar la cifra de latas entregadas en el mes que dura la promoción (del 19 de enero al 15 de febrero)?

Detrás de esta campaña se esconden Universal McCann y Momentum (y detrás de la lona, un par de personas que hacen posible manualmente la entrega de la lata, según informa Brandlife).


Camina con Johnnie Walker

Sábado, junio 28, 2008

…porque si bebes, mejor ve andando.

Consultando mi correo electrónico en Hotmail, me he topado con un banner que preguntaba: “¿Dónde te llevará tu próximo paso?”. He pinchado (johnniewalker.com.es) y he descubierto un concurso. “Cuéntanos tu próximo paso y podrás viajar a Escocia a descubrir el origen de Johnnie Walker“. Se trata de un viaje de cuatro días en los cuales se visita la destilería de este whisky, la casa de Johnnie Walker y el Centro Tecnológico Vodafone McLaren Mercedes, equipo patrocinado por Johnnie Walker. Siempre he querido pisar Escocia y me he decidido a participar.

En primer lugar hay que registrarse. Campos obligatorios: nombre, apellido, fecha de nacimiento, sexo, código postal (para poder segmentar geográficamente sus envíos publicitarios), correo electrónico y NIF. Después te hacen una encuesta sobre tus hábitos y preferencias en el consumo del alcohol, pero no es necesario rellenarla.

Llega el momento de resumir “Tu próximo paso” en 50 caracteres y describirlo, en 240. El último requisito para participar es invitar a un amigo a concursar.

He leído los próximos pasos que darán los participantes de este concurso y he comprobado que la vida avanza gracias a los buenos propósitos. La inicitativa de Johnnie Walker está haciendo que hoy sea lunes, septiembre o 1 de enero, los tres grandes momentos del año en que la mayoría de la gente decide hacer algo para cambiar su vida: dejar de tener claustrofobia en los ascensores, terminar mi segunda carrera, hablar inglés de verdad, llegar antes al trabajo, aprobar el carnet de conducir, levantarme los fines de semana pronto…Todos estos buenos propósitos optan a ganar el concurso de Johnnie Walker. Yo me quedo con la respuesta de Juanjo García García que el día que le den una verdadera oportunidad cambiará la publicidad para que la gente haga zapping cuando empiecen los programas.

NOTA DE LA EDITORA:

En el Aviso Legal, sí, eso larguísimo y en letra pequeña que nadie se lee, he encontrado las siguientes líneas: “Ninguna página web podrá contener un dispositivo técnico de enlace a este sitio web o a sus páginas, sin el consentimiento previo y por escrito de DIAGEO. Dicho consentimiento será necesario para establecer otros vínculos similares tales como hyperlinks o framings”.

Esa es la razón por la que este post no contiene un link al website de Johnnie Walker ni un pantallazo que lo ilustre.